Líderes de la AMDH, en la rueda de prensa de ayer. 

Líderes de la AMDH, en la rueda de prensa de ayer.afp

PÚBLICO WASHINGTON

El centro estadounidense de Derechos Humanos Robert F. Kennedy (RFK) denunció ayer el “clima de miedo y represión” que prevalece en el Sáhara Occidental, tres meses después del brutal desmantelamiento del campamento Dignidad el 8 de noviembre.

En un informe divulgado ayer, elaborado sobre el terreno entre el 11 y el 14 de enero, el centro RFK constata que las violaciones de derechos humanos continúan, mientras que la tortura y las detenciones arbitrarias son también frecuentes. De acuerdo con los datos de esta institución, los arrestos arbitrarios no han cesado. “El caso más reciente es el de un hombre de 30 años el 11 de febrero”, precisa el informe.

En enero, dos meses después del desalojo del campamento, el acoso a los activistas de derechos humanos continuaba a su vez. El documento cita un intento de agresión que sufrió la hija de Aminatou Haidar, de 16 años, a la que unos marroquíes amenazaron con un cuchillo. El centro RFK concluye instando a la creación de un mecanismo de vigilancia de los derechos humanos en el territorio.

La protesta del domingo

Este informe llega cuando el Gobierno marroquí muestra cierto nerviosismo ante la manifestación prevista para el domingo. Dos jóvenes de 15 y 17 años fueron detenidos ayer en Kenitra, cerca de la capital, por repartir octavillas llamando a participar en la protesta, informa Raúl Torres desde Rabat.

La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), una de las convocantes de la marcha, ofreció ayer una rueda de prensa en la que abogó por un cambio en el Gobierno del país.

_______________________________________________

Marruecos se blinda ante la manifestación del domingo

 SAHARA TODAY

b_150_100_16777215_0___images_saharatoday_noticias_regional_maroc-police-1-.jpg

Marruecos no está dispuesto a que la ola reivindicativa que se ha gestado en Túnez, ha pasado por Egipto y afecta a varios países de Oriente Medio y el Magreb llegue a esta esquina del norte de África. Aunque el Gobierno asegura estar tranquilo ante la manifestación convocada a través de las redes sociales para el domingo, varias medidas económicas y políticas se han puesto en marcha para restar argumentos a los organizadores.
Una veintena de asociaciones de derechos humanos se han unido a la convocatoria lanzada en varios grupos de Facebook, entre ellos la AMDH, una de las ONG más independientes del país. Aunque la mayor parte de los grandes partidos políticos han rechazado la protesta, ayer, el grupo islamista Al-Adl Wal Ihsan (Justicia y Caridad) y el marxista Vía Democrática aseguraron a Efe que participarían en las manifestaciones. Otras tres formaciones de izquierdas (Partido Socialista Unificado, Unión del Congreso Nacional y Vanguardia Democrática) también han confirmado su presencia, así como el sindicato Confederación Democrática del Trabajo.
Los organizadores de la protesta en varias ciudades piden reformas democráticas, la transformación de Marruecos en una monarquía parlamentaria donde el rey ceda el poder ejecutivo y la reforma de la Constitución. Incluso han puesto en circulación un vídeo en el que 14 ciudadanos exponen sus motivos para salir a la calle. El ministro de Comunicación, Jalid Naciri, aseguró que el Gobierno «escuchará» las reivindicaciones y «buscará soluciones». «Nadie duda de la legalidad de las reivindicaciones económicas, sociales y políticas de estos jóvenes», dijo y añadió que observan la convocatoria con calma.
__________________________________________________

16 saharauis llegados en patera se ponen en huelga de hambre

GUINGUINBALI
J. NARANJO

Un grupo de 16 saharauis que llegó en patera a la isla de Lanzarote el pasado 31 de enero y a quienes el Gobierno español ha denegado el asilo político se han puesto en huelga de hambre desde este jueves para protestar por su situación. Los jóvenes, que participaron en el campamento de Gdeim Izik, temen ser expulsados a Marruecos, donde podrían ser objeto de represión por parte del régimen.

Anuncios