La Asociación Canaria de Enseñantes por la Paz y la Solidaridad, QUIERE MANIFESTAR:

Su más profundo rechazo y condena a los acontecimientos que se han producido, y que se siguen produciendo, en el territorio ocupado del Sáhara Occidental tras la destrucción, el desalojo y la represión de las más de 20.000 personas que se encontraban en el campamento de protesta de Gdeim Izik en El Aaiún. Estos hecho han supuesto el desalojo por la fuerza de más de veinte mil saharauis que desde hace un mes realizaban una protesta pacífica en demanda de reivindicaciones económicas, sociales y políticas, y que ha ocasionado centenares de heridos y posiblemente  muertos. Hay que tener en cuenta además, que la mayor parte de estas personas eran niños, ancianos y mujeres.

Que la intervención violenta de las fuerzas marroquíes ha ocasionado un verdadero escenario de caos y de violencia con lanzamiento de bombas lacrimógenas, material antidisturbios, disparos y agresiones indiscriminadas.

Estos enfrentamientos se han extendido a las ciudades del Sáhara ocupado  con gravísimos incidentes, con registros casa por casa de los domicilios saharauis y la actuación violenta de las fuerzas de ocupación marroquíes, que ha extendido el caos y el miedo en todo el territorio, y colocado el proceso de paz del Sáhara en una peligrosa escalada bélica, de consecuencias imprevisibles.

Queremos recordar que este conflicto no es nuevo, que desgraciadamente desde hace ya más de 35 años, se ha mirado a otro lado cuando se ha tratado de defender la libertad, el cumplimiento de las innumerables resoluciones de la ONU sobre este conflicto, la defensa de los derechos humanos en ese territorio, la necesidad de defender a una población y un territorio que sigue internacionalmente bajo la tutela de la potencia descolonizadora, o sea, España.

Que no entendemos como se puede dar un trato de favor a un país que demuestra día a día unas prácticas nada acorde con las más básicas normas democráticas, de violación sistemática del derecho internacional y del más mínimo respeto a los derechos humanos. 

En base a lo anterior proponemos la siguiente moción de urgencia:

 1.- Condenar la intervención  violenta e indiscriminada de la policía y el ejército de Marruecos sobre la población civil saharaui en todo el territorio del Sáhara Occidental, que ha ocasionado centenares de víctimas.

 2.- Pedir la inmediata intervención de la ONU, la Unión Europea y los gobiernos de España, Francia y los Estados Unidos para que presionen sobre el gobierno de Marruecos y le exijan el cese de la violencia, el respeto a los derechos humanos en el Sahara Occidental y la celebración del referéndum de autodeterminación con todas las garantías democráticas sin más dilación.

Anuncios